lunes, 3 de junio de 2013


Manos ligeras cual plumas…

Caricias coloridas de las teclas del piano,

siete notas unidas en el ascenso del aire

componiendo una música dulce y suave.

Música que en pocos instantes pueden darnos paz

paz que a veces se pierde en este frenético mundo

Quieta y fascinada en silencio la escucho

mientras el pianista todavía está interpretando

se convierte en el protagonista de algo mágico

porque una poesía en mi cabeza ha nacido…

Ha nacido como una flor silvestre

sin recibir ningún  tipo de tratamiento

y sin embargo, está  ahí, con su vivo colorido..

¡Verdadera obra de arte de la Madre Naturaleza!

Alessandra Tenerelli.
23/02/2013
(Un bonito poema de mi ahijada Alessandra)

No hay comentarios:

Publicar un comentario