martes, 9 de julio de 2013

Te fuiste en una carretera a los treinta y ocho. El día cuatro habrías cumplido cincuenta.

                  



          Vivir sin ti .

Llorando me acaban de abrazar,

        no puedo ni quiero pensar.

Han venido tus hermanos,

         temblorosos y angustiados

¡Que ya nunca yo te veré

            que no volverás jamás! 

En amargos sollozos

             mi pecho ha estallado

lágrimas muy ardientes

            mi corazón han anegado

Unos dedos siniestros

          en mis entrañas hurgando

alaridos desesperados

           de mi alma han brotando

¡Te has ido,princesita mía!

       Que tristeza me ha quedado, 

ya tus ojos besar no podré

        en toda mi vida no te veré

tus manos jamás acariciare.

      Tu que siempre nos regalabas

vida y amor,a diario nos dabas

     ¡Que desamparo sin tu querer!

En tus hijos tu savia dejaste

       me recuerdan tu dulce calor

pero...ni por un instante

          puede menguar este dolor

Hiciste tu,tanto por mi..,

        y yo,tan poquito que te dí...

¡Que amargo es vivir sin ti!
              
María Sena.

6 comentarios:

  1. ¡Qué sentir! ¡Cuánto dolor para una madre! Pasará el tiempo y tus lágrimas seguirán corriendo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida María Luisa, si, tienes razón esa herida nunca cicatriza del todo, aunque no es igual que los primeros día. No habría ser humano que lo pudiera resistir de ser así.
      Un abrazo amiga y gracias por tu cariñoso comentario.

      Eliminar
  2. No hay nada más doloroso para una madre, amargo poema . .
    un abrazo inmenso

    ResponderEliminar
  3. Si, así es amiga, pero los que quedan te ayudan
    a seguir adelante y la vida continua, y aunque
    te parece mentira poder seguir, ¡sigues!
    ¡Gracias por estar y comentar Cielo!
    Un cálido abrazo compañera.

    ResponderEliminar
  4. Que dolor leer este poema...No olvidarás pero le pido a Dios por tu resignación...que llega.Un abrazo enorme.Me quede por aca te invito a que me visites y si te gusta te quedes.Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Idolidia por tu cariñoso comentario.
    El tiempo querida amiga, por suerte apacigua
    el dolor, de no ser así no se podría seguir
    viviendo.

    P.D. He estado varias veces en tu blog, pero no
    he sabido que he de hacer para poder seguirte.
    ¡Soy muy torpe para estas cosas ¿una ayudita?
    Besos.

    ResponderEliminar