sábado, 21 de septiembre de 2013

SÁBADO, 21 DE SEPTIEMBRE DE 2013


Venía de Xátiva, había pasado  toda la mañana de un lado para otro, renegando del asfalto, las prisas y aglomeraciones. De no haber sido 'casi' preciso, no me saca ni dios 
del pueblo, jajaja...
Así  que cuando volví, aunque cansada,  aproveche  y 'una vez puestos' no subí a casa, me aleje un poco del pueblo y me adentre por 
los huertos cercanos al monte. 

Me iba a recostar en un árbol, pero lo pensé  mejor y me tumbe en tierra, sobre la fresca  hierba. 
¡Qué maravilla! hay cosas que no tienen precio, ¡son impagables!
Un suave viento acariciaba mis mejillas y juguetón volaba entre mi falda,  besando  suavemente mis rodillas. 
Olía a albahaca que había plantada debajo de unos naranjos. También se percibía una   mezcolanza embriagadora de agradables y frescos aromas.

El día  se iba  durmiendo y en los  claros y sombras del atardecer, el sol con las nubes al escondite  jugaba, mientras esperaba haciendo guiños para mantenerse despierto y poder ver aparecer a su amada

Ella aun soñolienta se asomaba tímida-como si le avergonzase el  ser  tan bella-por detrás de los verdes  pinos de la montaña y poco a poco se iba acercando para poder unirse al juego.
 Todavía desperezándose se va  escondiendo   entre los naranjos de frutos encendidos de luna, y dorados de sol....
Mientras les  contemplo se oye el trino de los pájaros anunciando que se acaba el día y unas hormigas afanosas y en hilera 'india' pasan muy cerca de mí cargadas de grano y flores secas. 

En momentos así, ante ese sublime 'estar' de la Naturaleza, no me importaría que me 
olvidase la vida.
 María Sena.

8 comentarios:

  1. Una delicia leer las sensaciones que te produjo tumbarte en la hierba.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Rafaela por tu amable comentario.
      Un fuerte abrazo amiga y feliz fin de semana!

      Eliminar
  2. Muy bonito, me ha gustado mucho como describes tus sensaciones-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias amiga! por tu comentario y por tu agradable visita
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Perdóname, pero no he podido vencer la tentación de tumbarme a tu lado a los pies de los naranjos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada que perdonar Marcos, a no ser.., el no estar, jajaja...
      Creo que te hubiera gustado, se sentía y respiraba un
      no se que, que enamoraba.
      Te quiero amigo.

      Eliminar
  4. ¡Hola, María!!!

    Que relato más chulo amiga; Tumbada sobre la hierba y Ver esa preciosa luna dorada por el sol, de verdad que de da envidia sana eh!.

    Y, oye que naranjas tan hermosas Ufff si estuviera cerca!... Con lo que me gustan. Creo que son el jugo de la vida. ¡Deliciosas Vaya!!!

    Gracias por obsequiarnos con tus preciosas letras, un relato precioso y relajante para un dulce sueño.
    Te dejo un fuerte abrazo y mi estima siempre.
    Se muy feliz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Marina, tu siempre tan encantadora...
      Gracias a ti por mostrarte 'siempre' tan generosa.

      ¡Que tengas una feliz semana, te deseo de
      corazón amiga!

      Un cálido abrazo.

      Eliminar