jueves, 23 de agosto de 2012

Madreselva


Aspirar el perfume de madreselva
     que por las rendijas de mi ser se cuela
          como un ladronzuelo invitándome a..
            ¡ huir! caminar, sin pensar lo que dejo atrás,
                   aspirar el aire de la noche... ¡buscarte!
                         espiar la oscuridad, lamer los sonidos
                                  de tus recuerdos, entre sueños andar,
                                       volar con el viento, que en su lamento
                                            me trae los fragmentos de tus silencios,
yo te encuentro, entre los desconchados
                                    de mis desvelos, juegas con mi pensamiento...
                             Recuperando el tiempo perdido, ido,
                      mordisqueas mis labios coqueteando,
                ansioso, te pierdes entre mis senos,
         de amor herido acaricias mi vientre.
Bajo la tenue luz de las estrellas,
        la luna, sonrie resplandeciente,
           y amandonos, bebemos de la fuente
               donde los placeres manan efesvercentes.
                    De pasión ebrio, muerdes mis nalgas
                           te mezclas con mi sexo, besas mi pelvis.
                                 Temblando, tomo lo que me pertenece,
                                        y se mezclan nuestras esencias,
                                  embriagados de aromas ,de gozo plenos,
entre la hierba del perfumado prado,
     nuestros ombligos se aprietan codiciosos.
          Por mis rizos tus dedos danzan golosos,
                anhelosos,yo sonriendo,desde tu pecho
                      resbalo con besos tiernos a tu vientre,
                            donde se muestran impacientes, más...
                                  desciendo lentamemnte, conteniendo
                                         mis deseos, y alli se desata mi hambre...
                              Mientras tu gritas sin poder contener
un hondo gemido,con placer de muerte
                               perdiendo casi el sentido, aturdido...
                                      Y yo, ahita de gozo, estremeciendome,
                                             de placer satisfecha, de ti impregnada,
me acurruco mimosa entre tus brazos,
          en la hierba tu y yo nos abrazamos.
                  Al alborear la madrugada, viene
                         el día a despertarme y me encuentra...
¡llorando! pero aun asi... ¡sigo soñando!
                   ¡ Entre la hierba, cerca de mi madreselva



Vistas: 28

No hay comentarios:

Publicar un comentario