domingo, 3 de marzo de 2013



 Me parten el alma...
Veo en su mirada las caricias que el envía a su amada

y sin siquiera  poderlo remediar  me parten el alma,

que llena de tristeza y temblorosa  gime destrozada

y clama al cielo el bendito olvido, con oración callada 

para el dolor que, cual frio estilete, en sus entrañas estalla.

La amargura esta preñando, de mis días, todas las horas, 

se recrea tenebrosa una angustiosa desesperanza

y un doloroso, todo de nada, me  embarga y atenaza

¡Dios! ¿Quién te enmudecerá? ¡Solo la muerte con su ebria danza!
María Sena
8/09/2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario